Creo firmemente que cada una de las cosas que se crean hablan más, o lo suficiente, de uno mismo que unas palabras de presentación. Publicar mi trabajo fotográfico acá es, para mí, estar lo más desnuda que he estado alguna vez en la vida.

En términos generales, puedo decir que estudié Literatura y Fotografía en la Universidad Nacional de Colombia, valga aclarar, desertora de la academia literaria, aún así amante de la literatura. Y en este momento me pregunto: ¿Soy una artista?, ¿soy una artista visual? o ¿fotógrafa? Es para mí tan difícil definir eso y ser definida en esos términos. En todo caso, tomo fotos; pienso en gran medida en imágenes; mi interpretación del mundo es a través de la fotografía y, en general, duermo o no duermo dependiendo, considerablemente, de lo que se esté gestando alrededor de mi relación con la fotografía en un determinado momento.

Mi trabajo fotográfico, desde hace algunos años, se ha centrado en la exploración del inconsciente en las maneras insospechadas en las que nos relacionamos con nuestra cotidianidad y nuestros hábitos; así mismo con el cuerpo y sus marcas, tanto internas como externas; y con los objetos, espacios y el paisaje que nos rodean. Pienso que la fotografía es un medio que permite reflexionar y encontrar preguntas y tal vez respuestas, acerca del inconsciente y los secretos del pasado y el presente.